domingo, 5 de abril de 2015

CRISIS DE PAREJA. CASO CLÍNICO

Acude a consulta una pareja de cuarenta años recién cumplidos. Llevan desde hace aproximadamente un año con una crisis de comunicación que les ha llevado a plantearse la separación por diferencia de caracteres. Tienen dos hijos. Se conocieron muy jóvenes y nunca tuvieron otras relaciones que no fuera la de ellos. el carácter de él ha sido algo machista. Hombre de vida tranquila, de salir poco, de no gustarle compartir su tiempo de ocio con amigos u otras parejas. La mujer desde hace dos años ha comenzado a mostrar otras inquietudes, tales como salir con amigas, participar de actividades al aire libre con alguna pareja de amigos y este cambio de ella ha provocado los celos y la inseguridad por parte del marido. El hombre comenta que ella está cambiando mucho y ella plantea una relación mas abierta, no tan encerrados en sí mismo como hasta ahora lo fue, posiblemente por el tema de tener dos hijos pero ahora lo niños van siendo mas autosuficientes y ella considera que se han olvidado del hombre y de la mujer que eran y quiere un nuevo planteamiento de la relación. Esto le lleva a continuas discusiones pues ella quiere salir, relacionarse y él aunque dice que si, le molestan las relaciones con otras parejas, amigos y termina diciéndole a ella que salga sola. Cuando regresa todo son malas caras, reproches y celos. La mujer dice que no quiere perder su vida con un hombre así y que necesita de otras cosas pues se siente agobiada y asfixiada y todavía se ve joven para dejar pasar el tiempo de su vida como lo está haciendo. Dicen de quererse mucho y también desearse. Ella siempre ha dicho que sí a todo. Forma de ser que ya le sucedía con la figura paterna. Pero comienza a no tolerar la actitud de su marido y plantea la separación porque no ve en él actitud de cambiar o modificar algo. Refiere la mujer que quiere otra vida, que no pide tanto y él marido no acepta ese cambio en ella, tachándola de “ligera”. La mujer recibe estos comentarios como un insulto, porque siempre ha sido fiel al mismo. El marido comenta que no le gusta que ella se relacione con amigos que se han separado, que son mala influencia para su mujer. Ella insiste que necesita algo mas que lo que tiene en su relación, algo así como ser ella, poder decidir, no tener que justificar sus salidas, sus amistades, poder estar tranquila sin pensar que lo que hace va a molestar a su marido. La presión del marido a abandonar ese cambio que ella quiere, le ha hecho tomar la decisión de separarse y el marido ha dicho que prefiere la separación a estar con una mujer que no conoce y que no puede fiarse de ella.
Este es el planteamiento de esta pareja. En el estudio de la psiquis de el hombre, se observa la intolerancia sufrida cuando la mujer decide tener su espacio propio y compartir su tiempo con otras personas que no sea él. El vínculo que ha mantenido con la mujer es similar al que mantuvo en la relación con su madre durante la etapa infantil. La madre de él fue una mujer volcada en la educación de los hijos y en mantener un hogar bajo la soberanía de la figura del padre. Le fue señalado desde su terapia las similitudes entre su relación de pareja y la relación con su madre. A pesar de reconocerlo, no termina de aceptar el cambio que su mujer propone, pues sería aceptar que tiene mujer y no una madre. Este debate que a nivel inconsciente él plantea está siendo la causa del problema de esta pareja. El hombre no quiere abandonar la antigua relación que mantuvo con la figura materna y que ha reproducido con su mujer. Hay en el hombre una inmadurez emocional que ha distorsionado la relación de pareja. El hecho de que la mujer haga cosas alternativas donde él no participa o no quiere participar le hace vivir la relación como un “abandono” hacia él por parte de la mujer. Este sentimiento hace que luego la reproche, la hable mal y de manera  agresiva. Se han planteado seguir con la terapia pero ella ha tomado la decisión de separarse físicamente de su marido para que ambos valoren la posibilidad de cambiar o separarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario