sábado, 14 de mayo de 2011

HOMBRES MATERNO DEPENDIENTES

El niño frente a la figura del padre no le queda mas remedio que pactar, siempre y cuando haya padre y el padre haya sido una construcción de la madre. ¿ qué quiere decir esto ? Con frecuencia nos encontramos ( y cada vez mas ) a mujeres que sólo quieren de su pareja tener un hijo. Cuando lo tienen, el hombre pasa a un segundo, tercero o cuarto lugar en la relación con la mujer. De ahí que muchas crisis de pareja se dan con el nacimiento de un hijo, ya que la mujer, del hombre solo le interesaba la posibilidad de tener un hijo y una vez tenido, el interés por el hombre desaparece. Si la mujer no le da importancia a la figura del padre, podemos decir que no va a dejar que el hombre haga su función. Este tipo de madres, llamadas madres castrantes u opacas, anulan frente al hijo la figura del padre, de manera que el niño, aún teniéndolo, crece si padre. Esto produce graves trastornos en el desarrollo del niño pues su crecimiento es carente de figura paterna, de manera que algo incompleto se ha formado en su mente y este tipo de madres castrantes, generan una fuerte dependencia emocional en el niño o la niña que dificilmente se puede deshacer de dicha dependencia. Un niño sometido a la influencia educativa de una madre castrante, luego de adulto puede ser impotente para enamorarse, amar o mantener relaciones sexuales plenas con otras mujeres. Al ejercer sobre él una sobre influencia materna, la madre ha hecho que el niño varón ligue toda su libido sexual y amorosa sobre su figura. Esto hace que de adulto, dicha libido no goce de la libertad que tendría que tener para mantener relaciones amorosas sanas con otras mujeres. Son los hombre que nunca pueden amar a una mujer. Aunque lo intenten, siempre acaban siendo abandonados por las mujeres porque son incapaces de establecer lazos afectivos y emocionales con otras o viven de manera anodina e insulsa en pareja. Exactamente no sufren porque de manera inconsciente saben que todo su amor lo tienen reservado para la figura materna. Y frente a la vida, acaban de manera solitaria o fracasando en pareja. La mujer llega a tener conciencia de la fuerte dependencia que sobre estos hombres ejerce la figura materna, sin importar ni la edad ni el paso del tiempo. Son relaciones duraderas, inmortales que ni aún con la muerte de la madre, estos hombres superan. ( continuará )

¿ ES BUENO LA MASTURBACION ?

Los últimos estudios psicoanalíticos han demostrado que las parejas se separa porque no toleran el goce que ellos mismos han producido. Hemos dicho que una pareja, son como mínimo dos y a partir de ahí, cada uno sumas sus fantasmans imaginarios o las relaciones en la realidad que tolere.


Cuando hablamos de goce, debemos hablar de sexualidad y toda persona que no se ha psicoanalizado, por norma general tiene una sexulaidad mas infantil que adulta. Esto significa que las primeras manifestaciones de la sexualidad infantil tanto en el hombre como en la mujer, dejan huellas que pueden condicionar la vida adulta. Conocidos son los casos de mujeres y hombres que hayan tanto placer en la masturbación que dificilmente pueden renunciar a ese goce solitario para compartir otro goce en pareja. Cuando la actividad masturbatoria en la etapa infantil ha sido muy intensa y se extiende hasta muy avanzada la adolescencia o comienzo de la edad adulta, puede producir serias dificultades en el establecimento de lazos o relaciones sexuales con otros. Dice Freud que lo que dio placer en un primer momento dificilmente puede ser abandonado. De manera que un goce sexual o amoroso, solo se abandona si existe otro mejor que lo reemplace. De ahí que cuando una mujer onanista comienza a tener relaciones sexuales y no las halla del todo placenteras es muy probable que acabe rechazando las relaciones con los hombres antes que abandonar su goce onanista ( masturbatorio ). Al hombre le pasa igual. Cuando el goce masturbatorio se alarga mucho tiempo, aparece una timidez sexual frente a la mujer que le puede impedir el acceso a la heterosexualidad adulta. Masturbarse es un acto solitario que no necesita de otro. Se puede hacer en cualquier sitio y a cualquier hora. Mantener relaciones con otra persona necesita de pactos, confianza, un lugar etc... Un hombre puede ver mas complidado mantener relaciones sexuales con una mujer que masturbarse. Y una muje lo mismo y como los seres humanos tienden a la pereza, es mas fácil que un onanista compulsivo rechace las relaciones con el otro sexo que por trabajosas, le llevan mas tiempo que practicar el onanismo a solas. Con esto no quiero decir que la masturbación sea mala. Nada de eso, la masturbación es neurótica cuando es el único modo de sexualidad que un sujeto tiene. Rechazar a los otros, no mantener relaciones con otros, a la larga, es más neurótico que ventajoso.

lunes, 2 de mayo de 2011

¿ DE QUE GOZAN LAS MUJERES ?

Estudios psicoanalíticos avanzados han descubierto que el goce femenino no es cuestión del órgano ni del orgasmo, sino de la relación moral que la propia mujer tiene con su concepción de sexualidad. El goce de la mujer se mantiene dentro de una paradoja. Lo que goza en ella no coincide con lo que ella creer gozar. Incluso el goce femenino suele ser causa de ruptura y crisis de pareja ya que hay un goce en la mujer que el hombre no tolera. Ante la intolerancia del hombre ante el goce femenino, a ella no le quedan muchos caminos. El mas común es el de la represión de sus deseos y toda su sexualidad transformarla en masoquismo, dolor, insensibilidad o enfermedad. El hombre que no tolera el goce de la mujer, tiende a acallarlo, a censurarlo, a reprimirlo en ella. Muchos hombres no toleran ver gozar a la mujer porque se dan cuenta que el goce de ella tiene que ver con él y a veces no es con él sino de la tolerancia de ella misma a su propio goce. De aquí puede surgir un hombre impotente o eyaculador precoz, cuyo síntoma no es mas que una intolerancia al goce femenino y a la vez una venganza contra ella, pues prefiere dejarla insatisfecha antes que verla gozar. Dicho egoísmo masculino puede llegar a producir un desencantamiento amoroso por parte de la mujer, porque ella percibe que tras su síntoma – eyaculación precoz o impotencia- se esconde un hombre egoísta, temeroso o vengativo. Este tipo de conductas, acaba minando el ánimo de la mujer y la hará llevando a una separación física y psíquica de su pareja. Hay algo en el hombre de intolerancia a la sexualidad femenina. De hecho, la envidia en el hombre siempre es envidia femenina. Son hombres que no aceptan que su pene es más órgano de goce de ella que de él, así mismo no terminan por aceptar que la vagina no es de la mujer sino que es órgano de goce masculino. Todos los problemas de pareja se pueden resumir a las tolerancias e intolerancias al goce. Cuando un hombre o una mujer han tenido un desarrollo psicosexual inapropiado, es muy probable que vivan y amen de manera infantil e inmadura. Cuando es así, la genitalidad pasa a un segundo plano y la sexualidad queda relegada a estadios anteriores sexuales: el masoquismo y el sadismo. De ahí que las parejas que tienen serias dificultades sexuales, se están agrediendo permanentemente. Lo que tendría que ser una tensión sexual satisfecha con la cópula genital se transforma en una tensión sexual de palabras: peleas, forcejeos y llanto-eyaculación final. ( continuará )