miércoles, 18 de febrero de 2015

DUDAS SOBRE MI MUJER

Acuden a consulta una pareja por un problema de una supuesta infidelidad por parte de la mujer. Refieren que su relación ha decaído desde hace un año. El marido comenta haber entrado en los cuarenta y desde hace un tiempo, duda de la virtud de su mujer. A raíz de haberse apuntado a clases de salsa con una amiga, ha comenzado a ver que el interés de ella por asistir a las clases ha ido en aumento hasta el punto que él ha comenzado a sospechar. Le espía el móvil y la descubre borrando unos mensajes. La interroga de manera violenta y comenta que el profesor de salsa se le ha declarado y que ella ha dicho que no. Aquí estalla una enorme crisis que les hace acudir a consulta. Ella siente culpa. Comenta que sabiendo que no iba a llevar a cabo ningún acción, la idea de sentirse gustada por otro hombre le había dado alegría a su vida. El marido le pregunta si siente algo por el profesor. Ella comenta que un sentimiento de amistad pero nada mas. El marido arde en celos y le dice que si no deja las clases, se divorcia. Ella accede y durante dos meses de terapia, ambos psicoanalizan aspectos de su personalidad que han podido incidir en su crisis de pareja. La monotonía, la falta de nuevas ilusiones, la carencia de amigos y nuevas relaciones, el escaso sexo por la falta de intimidad por los hijos, etc… Durante dos meses, la pareja resucita la pasión pero la mujer comienza a sentirse triste y decaída y comenta que hecha de menos al grupo de baile. El marido no lo comprende y se vuelven a reactivar los celos en él. Tras varias sesiones conjuntas, accede a que ella vuelva a las clases de baile, pero la pareja comienza a decaer. El esta irascible y ella con culpa porque ve que la decisión de volver al grupo de baile le hace mal al marido. ¿Qué hacer?
Es evidente que quitarse, aislarse del grupo a la mujer no le va a hacer nada bien. Podemos decir que los celos despertados en el hombre por la relación social de su mujer reactivó el deseo en la pareja. ¿Es por lo tanto malo o bueno que ella haya podido encontrar algo que la ilusiona pero que despierta los celos del marido.? Psicoanalíticamente hablando, es la situación perfecta que la pareja, con ayuda de la terapia debe tolerar. Se les va explicando que nadie es de nadie y que no se puede pertenecer a nadie. Solo nos pertenecen los pactos, los acuerdos. El resto, es neurosis. Pensar que un hombre es de una mujer o que una mujer es de un hombre, es un desplazamiento de la relación materno filial infantil. Solo el niño es de la madre y la madre del niño.

Esta pareja tienen futuro como pareja, siempre y cuando su moral les permita aceptar que el deseo se genera con la aparición de los celos. Si el hombre tolera que su mujer sea deseada por otros hombres podrá encontrar una salida a su crisis. Pero si quiere que ella cierre todas las puertas a lo social para él sentirse tranquilo, con seguridad, la pareja cortará. Dentro de un mes, seguiremos comentando la evolución de esta pareja.