domingo, 24 de octubre de 2010

CEDER O NO CEDER

Nadie está en posesión de la verdad absoluta, por que la verdad, no existe. Lo que para uno puede ser verdad, no tiene por qué serlo para el otro. Las parejas cuando tienen problemas de comunicación es porque quieren imponer su criterio, su manera de pensar y hacer las cosas. A veces, esto sucede de manera inconsciente y la persona, puede que ni se de cuenta de lo que está haciendo. La pareja son pactos y acuerdos. Dos desconocidos que deciden compartir su vida, deben pasar por un periodo de tiempo para descubrir quien es el otro. El enamorarse es lo que permite que dos personas apuesten por conocerse. En el acto de enamorarse, se suele idealizar al otro. Sin esta idealización nadie podría acercarse a nadie. De dicho acercamiento, surgen los primeros lazos libidinosos que permiten la aparición de sentimientos tales como la confianza o el amor. Una vez establecido el amor, comienza el periodo de adaptación a la forma de ser del otro y justo es en esta etapa donde comienzan los desencantamientos y las decepciones. La otra persona comienza a hablar, a expresarse y a mostrarse diferente. Si en un principio se cedía para favorecer el comienzo de la relación, ahora cada uno comienza a mostrar sus gustos, sus apetencias, sus desavenencias. La pareja ha comenzado a andar. Sin tolerancia es muy difícil establecer las bases de una pareja. No existe una sola relación de pareja que no obligue a cambios. Las personas, cuando no están emparejadas, tienen ciertas libertades y maneras de ser que no siempre son compatibles de compartir con otra persona. Por eso que en pareja se debe estudiar lo que le gusta al otro y lo que le molesta para tratar de adaptarnos en pos de una mejor convivencia. Y cuando digo adaptarnos, hablo de ceder. Siempre hay que ceder a favor de la relación. Cuando no se cede, es por la existencia de un egoísmo, donde no quiero abandonar nada de mi y a la vez quiero que sea el otro el que cambie. Esto no es posible. La pareja obliga a cambios, a ceder, a ser mas permisivo, mas tolerante. Cuando en una pareja se impone el egoísmo, la soberbia y la intolerancia, no tiene buen destino y sí un rápido fin.

domingo, 10 de octubre de 2010

RUPTURAS NO SUPERADAS

NO siempre se superan las rupturas de pareja. Con frecuencia, nos encontramos en la clínica, a parejas que llegan porque entre ellos ha surgido una crisis, donde una de las personas, se da cuenta que no quiere o no está enamorada de la otra persona. Cuando acuden a terapia, el psicoanálisis consigue descubrir que la persona que tiene dificultad para querer, amar o desear, es porque inconscientemente sigue amando y/o deseando a su antigua pareja. Pueden haber pasado uno, dos, diez años y seguir vivo dicho sentimiento a nivel inconsciente, ya que hay situaciones o vivencias que marcan a una persona mas de lo que cree. Podemos decir que más que no estar superada la separación es que no se quiere olvidar el amor o el deseo vivido junto a la expareja. El amor y el deseo, están secuestrado de la realidad y viven en el pasado. De ahí, la importancia de cerrar bien las separaciones o las rupturas. NO son una, sino miles, las personas que una vez separados, no logran rehacer su vida sentimental. No pueden volver a querer a nadie y no es por desconfianza o por dolor, sino por amor hacia la persona perdida, aunque haya sido uno mismo quien haya abandonado a la otra persona. Se puede amar a un fantasma aunque no viva entre nosotros, pues lo que permanece es el recuerdo de lo vivido. Incluso, situaciones donde ha habido maltrato o turbulencias afectivas, a nivel inconsciente se puede seguir queriendo a la persona que hizo sufrir. Todo esto tiene una explicación, ya que las primeras experiencias amorosas unido a las experiencias sexuales, cuando son de calidad, el recuerdo del goce experimentado es capaz de aumentar la tolerancia hacia la persona que luego es causa de dolor. Siempre se piensa que las personas van a cambiar y si no se hace un trabajo terapeútico, nadie cambia por sí mismo. De ahí, que duren tanto a veces las relaciones que no funcionan. Se espera el milagro de un cambio que no acontece. La terapia del psicoanálisis es todo un descubrimiento para comprender el mundo de la pareja. Siempre hay una causa inconsciente que es la explicación de cualquieR problema.