lunes, 26 de julio de 2010

LAS MADRES CASTRADORAS

Una madre castrante es aquella que de manera inconsciente anula la autoridad del padre y ejerce una influencia negativa sobre la educación de sus hijos. Suelen ser contemplativas, generosas, dadivosas, amables, serviciales, con espíritu de sacrificio, en resúmen, son las madres que viven por y para los hijos, siendo madre de ellos para toda la vida. Este tipo de madre genera en los hijos unos lazos afectivos ( cordón umbilical ) muy dificiles de cortar, de manera que el desarrollo psicoemocional de los mismos se retrasa porque se produce una fijación del amor y del deseo hacia la madre, provocando un rechazo inconsciente hacia todo hombre o mujer del mundo exterior. Conozco casos de madres castrantes que no les importa que sus hijos enfermen con tal de tenerlos a su lado. Otras son ella mismas las que ayudan a alimentar la enfermedad. Recuerdo el caso de una madre que con tal de tener a su hijo drogadicto en casa, ella misma la compraba y le inyectaba la heroína. En ningún momento se le pasó llevarle a un centro de rehabilitación. Así lo mantuvo a su lado prácticamente toda la vida. Otro caso de una madre que anulando al padre, acostaba a su hijo de 27 años con ella cada vez que el hijo sentía crisis de miedo o angustia. Madres que alimentan a sus hijos hasta los 30 y 40 años, cuando no de por vida, solo por tenerlos cerca. Madres castrantes que anulan a su pareja y se adueñan de sus hijos, haciendo de los mismos, su forma de vida. Este tipo de madres, son las que una vez que los hijos están en tratamiento y mejoran, son ellas mismas quienes los retiran de la terapia, a ver si van a curarse y la van a abandonar a ella. Recuerdo un caso de una madre de traerme a su hijo diagnosticado de esquizofrenía. El caso resultó ser una neurosis obsesiva, que en cuanto comenzó a mejorar, la madre lo retiró del tratamiento por temor a que quitaran a su hijo la pensión de 300 euros. Otro ultimo caso consistió en una madre castrante y viuda que no le importaba que su hijo con 35 años estuviera enfermo de neurosis de angustia, porque así la cuidaría cuando ella fuera vieja. Es complejo el mundo de la madre. Tanto es así que la mayoría de los trastornos mentales tienen que ver con madres excesivamente protectoras y padres prácticamente anulados por una madre posesiva.

domingo, 11 de julio de 2010

HOMBRES MALTRATADOS

Hablar de violencia de género ha permitido que haga su aparición ciertas patologías dentro de la pareja. El maltrato no siempre es hacia la mujer. También puede ser de la mujer hacia el hombre. Por norma general, el perfil de hombre maltratado es un perfil caracterizado por una personalidad muy dependiente de la mujer y de sus hijos. Suelen ser hombres que no han tenido muchas experiencias con otros mujeres, que se dedican a trabajar, son contemplativos, generosos y hasta cierto punto pasivos en su forma de vivir la relación de pareja. Hacen todo lo que la mujer dice, no rechistan, callan para evitar discusiones y no fomentan la violencia verbal. La pregunta que nos hacemos es porqué este tipo de perfil masculino puede generar impulsos sádicos en la mujer. La respuesta tiene que ver con que las mujeres también tienen deseos sádicos que muestran hacia su pareja y que son fuente de satisfacciones inconscientes. Estudiando a este tipo de mujeres, se halla en ellas un porcentaje alto ( 78%) de haber padecido una relación hostil y agresiva hacia la figura materna. Estas mujeres siempre tuvieron una actitud rivalizante con la madre, opositora y rebelde que fue fuente de malestar dentro de la relación madre-hija. Con los años, dicha relación se relativiza o incluso se agudiza y es muy normal que la mujer desplace la mala relación que tuvo o tiene con la madre a la figura del marido de manera que toda su rabia y toda la ira que sentía o siente hacia la madre, la desplaza en la figura del marido. El psicoanálisis es una poderosa herramienta que permite descubrir este tipo de acciones dentro de la pareja. Un hombre maltratado en el fondo no deja de ser una madre maltratada para la mujer-hija maltratadora. Cuando se da este tipo de patología dentro de la pareja, lo mejor es comenzar una terapia de pareja con un psicoanalista. Si la mujer no acepta su papel de maltratadora, el hombre debe comenzar un tratamiento psicoanalítico para que a través de él, se produzca la modificacion en su relación de pareja.