domingo, 12 de octubre de 2014

ERRORES MAS COMUNES DENTRO EN LA PAREJA. (primera parte)

EL PODER QUE LE DOY AL OTRO. El error mas frecuente o común dentro de la vida de la pareja es hacerle creer al otro que uno es de su propiedad. Este “poder “ que le damos a la otra persona sobre nosotros mismos puede llegar a convertirse un arma de doble filo, pues cuando una persona otorga el poder a otra, acepta su sometimiento a la misma en varios ámbitos de la vida de pareja. En lo económico, en el amor y en lo sexual. El poder económico dentro de la pareja que se asigna a veces a un solo miembro, no deja de ser una autorización a que el otro maneje el dinero. Con el tiempo, lo que en un inicio fue autorización con el tiempo puede llegar a convertirse en una dictadura, de manera que lo que fue otorgado al otro en un primer momento, con el tiempo se convierte en obligación, en norma. La complejidad del asunto es que cuando le otorgamos el poder sobre nosotros a la otra persona, deberíamos darnos cuenta que quedamos a merced de las órdenes del otro. Luego vienen las rivalidades, las peleas, los maltratos, pero no debemos olvidarnos que si durante años, le hemos dado el poder al otro, luego es muy difícil quitárselo, ya que la pareja han vivido de una manera producto de un pacto inconsciente de dos. Deshacer un pacto equivale a crear una nueva situación dentro de la pareja, por lo tanto supone, otras formas de vivir o disfrutar. La otorgación del poder da pie a la manifestación de las tendencias masoquistas y sádicas de la personalidad. Quiere esto decir que cuando doy poder al otro, es para posicionarlo como amo y yo como esclavo. De manera que me someto al otro porque me considero masoquista. Y el otro, puesto por mi en el lugar sádico, ejerce su función dominante o sádica sobre mi masoquismo. Tanto es así que para comprender muchos aspectos del maltrato dentro de la pareja, debemos analizar el recorrido de la pareja desde su inicio hasta la aparición de los síntomas del maltrato. Siendo sinceros consigo mismos, nos daremos cuenta que tanto el maltratador como el maltrato, ya se juraron fidelidad de manera inconsciente en el momento donde se hicieron creer mutuamente que se pertenecían. Este pacto inconsciente conlleva el riesgo de derivar a fuentes sado masoquistas verdaderas, que pueden deteriorar hasta grados extremos la convivencia de la pareja. ( CONTINUARA )