domingo, 31 de enero de 2010

LA SEXUALIDAD EN LA PAREJA ACTUAL

Si observamos la moral sexual en las parejas actuales, seguimos encontrándonos modelos clásicos, con algunos brillos de modas temporales. En las parejas, sigue existiendo el modelo clásico de sometimiento y de pertenencia. Algunas, aburridas de sus relaciones sexuales o afectivas, buscan emociones en intercambios, amantes temporales en un afán de no languidecer. Sin embargo, con el tiempo, lo que buscan no es lo que encuentran y tras un vagar de cuerpo, en cuerpo, de amor en amor, siempre se plantean qué falla en su vida de pareja. La sexualidad de la pareja, tiene altibajos porque las relaciones de pareja, suelen estar tocadas por una concepción infantil de las relaciones humanas. Con el tiempo, los hombres y las mujeres se acaban pareciendo cada vez más a los modelos infantiles que vivieron y reproducen los mismos pero de manera inconsciente, con las consecuencias que ello conlleva. El hombre tiende a reproducir con la mujer la relación de amor/odio con la madre y la mujer acaba reproduciendo la relación amor/odio con el padre y con la madre. La sexualidad del hombre, se constituye de manera diferente a la de la mujer. Lo cierto es que en el desarrollo psicosexual de la mujer, hay más posibilidades de accidentes psicológicos, tal que la mujer puede quedarse “ pegada” a la sexualidad de la madre y no salir de esa relación de espejo. Cuando esto ocurre, sus relaciones de pareja van a estar influenciadas por la ideología materna y por la lucha que la niña-mujer mantiene por salir de esa imagen en la cual queda atrapada. Esta circunstancia hace que la mujer viva su sexualidad de manera culposa porque cuando esto ocurre, la mujer no tiene cuerpo, porque su cuerpo está atrapado en el cuerpo de la madre. Esto le lleva, entre otras cosas a tener trastornos con su sexualidad: incapacidad para amar a un hombre, falta de orgasmo u orgasmos retrasados y a destiempo, frigidez, etc. ( Continuará )

lunes, 25 de enero de 2010

¿ ESTAS SIEMPRE DE MAL HUMOR ?

Hay un cierto tipo de personas que tienen un carácter malhumorado permanentemente. En su rostro se dibuja el surco nasolabial hacia abajo y la sonrisa brilla por su ausencia. Se suelen quejar por todo, nada les parece agradable, critican absolutamente todo, son poco amigables y amigos de la soledad. En su foro interno, este tipo de personas están peleándose continuamente con el mundo, todo les parece desagradable y se les suma un cierto toque pesimista sobre el sentido de su propia vida. Freud, analiza el carácter de estas personas y la causa de su mal humor continuo tiene su origen en un sentimiento de insatisfacción infantil al cual, quedaron unidos y del cual no han logrado desprenderse. Si investigamos en su historia familiar, podemos hallar que dicho sentimiento de insatisfacción tiene que ver con una demanda amorosa que en su momento fue frustrada por el nacimiento de un hermano o por el nacimiento de los celos. El grado de insatisfacción amorosa es en relación con la figura de la madre. Estas personas, tuvieron un apego muy intenso hacia la misma pero circunstancias adversas les separaron de ella, quedándole al sujeto un intenso sentimiento de insatisfacción y frustración. Dicha falta afectiva no lograron superarla y desde la adolescencia, ya se puede ver el permanente estado de frustración junto a una intensa actitud afectiva basada en reproches hacia la figura de la madre. Con los años, dicho sentimiento de insatisfacción se acentúa hasta dirigir prácticamente la vida del individuo. Toda su vida, sus relaciones, su trabajo etc, está tocada por el mal humor ocasionado por el sentimiento de insatisfacción. Podemos decir que algo del desarrollo de esta persona no ha madurado y se ha quedado estancada en estadios infantiles, viviendo su realidad actual como si aún viviera en los años de la infancia. Por regla general sufren bastantes, ya que nada ni nadie puede satisfacer su falta de cariño materno y cuanto más se les da más insatisfechos se sienten porque el primer amor perdido de la madre, dejó en ellos un sentimiento de falta que les obliga a buscarlo durante toda su vida sin encontrarlo. Lo mejor es que se psicoanalicen y así puede madurar esa parte inmadura de su personalidad.

PAREJAS OBSESIVAS

Existe un cierto tipo de personas que en pareja, pueden comportarse obsesivamente. Desde el punto de vista de la psiquiatría, se denomina Trastorno Límite de la Personalidad, definiendo como tal a personas muy dependientes emocional y sexualmente de la parte contraria, inseguras, indecisas, fácilmente manipulables, temerosas de perder a la persona que quieren y con ciertos rasgos de agresividad que pueden desencadenar en una celopatía dañina. Investigando en este tipo de personas, observamos que tienen una personalidad marcadamente infantil, la cual les hace vivir su relaciones de pareja, de manera muy parecida a la vivida con sus padres durante los primeros años de su infancia. Cuando se separaron de los padres, algo no lograron madurar, ya que vivieron dicha separación como un terremoto en su personalidad, de manera que en la edad adolescente y adulta, les hace buscar una persona a la cual ligarse afectivamente, entregándose al cien por cien desde el primer encuentro, dando muestras de fidelidad y cordialidad que no se corresponden a la realidad. Este tipo de personas, sufren y mucho porque imaginan que pueden ser abandonado y cualquier demora con el tiempo, les hace pensar lo peor: que están con otra persona o que ya no les interesa. Pueden volverse no solo obsesivos, sino un poco paranoicos, llevándoles a seguir a la otra persona, a ponerla un detective, a investigar las cuentas, el teléfono etc... Con el tiempo acaban reconociendo su malestar y terminan acudiendo a buscar ayuda a un especialista porque sienten que vivir así es un infierno.

domingo, 17 de enero de 2010

LA PAREJA Y LA FAMILIA

Hace años, cuando comenzaba mi actividad como psicoanalista, siempre que atendía a una pareja en crisis, me sorprendía el diálogo de sordos que mantenían entre ellos. Con los años, estudiando y profundizando en el mundo de la pareja llegué a comprender que cuando una pareja no logra comunicarse o están todo el día discutiendo es porque no se están hablando entre ellos, sino que hablan y reprochan a los fantasmas familiares que cada uno tiene en su interior. Esto significa que toda pareja busca de manera inconsciente un modelo de pareja muy parecido al modelo de sus padres o en relación a la relación vivida con el padre y con la madre. Incluso siendo los padres un modelo poco ejemplar, también es fácil estar identificado a ellos inconscientemente. Tal es la influencia que toda persona recibe de sus padres que luego, en la pareja, es fácil repetir el modelo afectivo y emocional vivido. Por esto mismo, nos encontramos que muchas mujeres, repiten con el hombre la relación tempestuosa que tuvieron con su madre, o se buscan hombres alcohólicos o maltratadores como lo era el padre. En el caso del hombre, es fácil que busquen modelos de mujer parecidos a la madre y mantienen con ellas una relación de amor y odio como mantuvieron con su madre. Por lo tanto, la pareja siempre es ella y sus fantasmas familiares, circunstancia que les lleva a malentenderse, a discutir, a no tener comunicación entre ellos, porque realmente más que relacionarse entre ellos, se están relacionando con los modelos ideológicos de su padre y de su madre.

domingo, 10 de enero de 2010

LOS ROLES DENTRO DE LA PAREJA

Cuando una pareja acude a terapia, se acaban dando cuenta la mayoría de las veces que ambos se conocen menos de lo que pensaban. Por norma general, es fácil atribuir un rol a la otra persona y esta aceptarlo. Para una mujer, es fácil el rol de madre de un hombre y para un hombre, el rol de hijo es más fácil de asumir que el de marido o pareja. Con esto quiero decir, que muchos de los roles dentro de la pareja son la continuidad de situaciones familiares ya vividas anteriormente y que se repiten. En el desarrollo humano, la familia cumple un papel determinante, hasta el punto que su influencia perdura toda la vida sobre el sujeto. Tanto para el hombre como para la mujer, la influencia ejercida por sus padres puede condicionar más del 90% el funcionamiento de su pareja. El hombre y la mujer buscan subrogados familiares, de manera que tienden a repetir lo ya vivido. Por eso mismo, la vida de una pareja se acaba pareciendo muchísimo a la vida familiar vivida. Son roles que repiten la estructura familiar, porque las familias, en mayor o menor medida se parecen todas a un modelo establecido que lleva funcionando desde hace siglos. Las crisis de pareja se producen cuando algo de lo familiar se repite, se quiere repetir o no se encuentra en la misma. El fantasma de los padres, nos acompaña siempre, donde se incluye la forma de pensar el amor, las relaciones sexuales, el dinero, la educación de los hijos. Repetimos. El ser humano repite lo que aprendió y cuando no aprende otras formas de pensar su vida en pareja, acaba siendo una fotografía antigua de su familia. Por esto mismo cuando una pareja acude a psicoanálisis, se sorprenden de ver cómo han repetido los roles familiares y eso que sirvió para sus padres, se acaban dando cuenta que no les sirve para ellos. Por lo tanto, cuando una pareja llega a la crisis, el psicoanálisis es esperanzador porque es capaz de construir una pareja nueva y diferente de la que no funcionó.

domingo, 3 de enero de 2010

MALTRATARSE ES COSA DE DOS

Cuando en una pareja hay maltrato, debemos de analizar el tiempo que les ha llevado llegar a ese lugar. La violencia doméstica no es algo que aparece en un primer día. Todos los especialistas coincidimos que una situación de maltrato se gesta en un periodo de convivencia de entre uno y cinco años. Los jueves, fiscales y abogados, comienzan a ser más cautos a la hora de sentenciar a una persona por malos tratos, ya que se están descubriendo que hay muchos intereses asociados tras las denuncias por malos tratos. Cuando se estudia los perfiles psicológicos de una pareja, siempre se hallan índice de patología mental no solo en el maltratador, sino también en el maltratado, lo cual nos lleva a pensar que hay una especie de encaje perfecto, en este tipo de parejas. Los argumentos por lo cuales una pareja justifican su unión y no su separación pueden ser múltiples: hijos, situación económica, casa, afectos, etc. Sin embargo se ha descubierto que las constelaciones psicológicas por las cuales una pareja se mantiene unida a pesar de llevarse mal, tienen que ver con ciertos afectos, sentimientos y deseos inconscientes a veces intolerables para la conciencia. Por norma general, las parejas no saben qué son el uno para el otro a nivel consciente pero sí lo saben a nivel inconsciente. Una mujer no sabe si para el hombre es más madre que mujer y un hombre para una mujer no sabe si es más hijo, padre o madre que hombre para su pareja. Quiero decir que la pareja es el resultado de una unión, de un pacto inconsciente, donde la infancia familiar ha determinado el modo de pensar qué son las relaciones entre un hombre y una mujer. Esta confusión consciente dificulta la comunicación dentro de la pareja, ya que cuando una pareja hablan entre ellos, no saben si se están dirigiendo al otro o al fantasma de la madre, del padre o del hermano. Lo que sí es cierto es que la agresividad dentro de la pareja, siempre es una proyección de la relación que cada uno de ellos mantuvieron con la figura de los padres y de los hermanos. Todo un concierto de fantasmas en plena noche.