domingo, 26 de diciembre de 2010

PAREJAS MASOQUISTAS BAJO SENTIMIENTO DE CULPA

Numerosas parejas acuden a consultan haciendo referencia a no poder vivir ni juntos ni separados. Una fuerza mayor les liga y no les deja separarse porque vuelve a buscarse y encontrarse como dos poderosos imanes. Son las típicas parejas que se pelean, sufren se separan, se vuelven a juntar y en ese ir y venir pasan el tiempo de su vida. Incluso parejas donde ella le denuncia a él por maltrato, acaba siendo ella la que vuelve con él. Dice así: " a pesar de que me maltrata, le amo. No puedo vivir sin él." Este tipo de parejas no toleran curarse y de hecho, cuando van a terapia y comienzan a mejorar, abandonan sin dar ningún tipo de explicación el tratamiento, porque el tratamiento, les estaba curando de su dolor: nos estamos refiriendo a las parejas masoquistas. El masoquismo es una cualidad psíquica atribuible a todo ser humano. La tendencia a la búsqueda del sufrimiento es una variable de la psiquis que debe tenerse siempre en cuenta a la hora de llevar a cabo una terapia e incluso una resolución judicial, porque yo he visto la cara de ciertos jueces y juezas de dictaminar una separación por maltratos, poner medidas preventivas y ser la propia mujer, la denunciante, la que vuelve con el hombre maltratador. El masoquismo tiene su base sobre el llamado complejo de culpabilidad. Dicho complejo no deja de ser mas que un conflicto de naturaleza moral donde la persona, ya sea hombre o mujer, experimenta desde épocas tempranas de su vida un sentimiento de culpabilidad que le lleva a la búsqueda inconsciente de un castigo para aliviar dicho sentimiento de culpabilidad. De hecho no hay mas que ver a personas que sienten culpa y cuando les ocurre una desgracia o una calamidad en su vida, lejos de sentirse mal, hallan un enorme alivio en el sufrimiento y en la resignación. Las parejas masoquistas, cada uno sabe de la culpa del otro y por eso se maltratan. Son la pareja perfecta pues cada uno ha encontrado en el otro la horma de su propio zapato. Tal es así que el maltrato se corresponde más con una penitencia que se hace cumplir si o si que con inflingir daño al otro. El masoquista, sea hombre o mujer, encuentra una paz en el dolor, en el sentido de que se calma su complejo de culpabilidad. De hecho, en este tipo de parejas, el máximo dolor que uno puede inflingir al otro es el abandono, por eso cuando uno pronuncia la frase de irse o abandonar la relación, el dolor que experimenta la parte contraria puede llegar a ser desgarrador. Y separarse no tiene sentido para este tipo de parejas porque la culpa, si no se psicoanaliza, siempre necesita ser calmada y para calmarla tiene que haber alguien dispuesto a juzgar y a ejecutar el castigo, la sentencia o la pena capital.

domingo, 12 de diciembre de 2010

LA INFIDELIDAD NO EXISTE

¿ Qué es la infidelidad? ¿Se puede ser fiel a la pareja cuando el amor y el deseo han desaparecido? ¿Qué nos hace ser fieles? Somos fieles a los pactos cuando existen y cuando duran. La pareja es la suma del amor, del deseo, de los pactos y del compromiso. Cuando se acaba el amor y el deseo, son los pactos los que sostienen la pareja siempre que los mismos comprometan. No hay tantos pactos entre la pareja que no vayan mas allá de los hijos o de lo laboral. Salvo estos, el amor y el deseo, no se pueden pactar y menor limitar. Es la moral educacional la que hace que se le ponga límites al amor y al deseo. ¿ Qué es lo primero que desaparece en una pareja, el amor o el deseo? Las concepciones populares dicen que si el amor no existe, el deseo se apaga. No es cierto. El deseo, constitucionamente hablando es mas antiguo y primitivo que el amor, que es un sentimiento inventado, forzado por el hombre para poder hacer del otro- un desconocido- un conocido. "El amor y el deseo se parecen, gritaba el condenado", dice un verso del poeta Miguel Oscar Menassa, pero no es lo mismo. Al ser mas primitivo el deseo, decimos que la existencia del deseo es lo que hace que surja el amor. Cuando se acaba el amor,puede existir el deseo, pero cuando se acaba el deseo, el amor sucumbe. Y como bien estudia el psicoanálisis, el deseo es lo que hace mantenerse viva a las personas- de ahi que se busque fuera de la pareja cuando sucumbe-. Si la pareja no produce el deseo, es porque la figura del hombre y de la mujer no existen como tal. En una pareja, el deseo se extingue porque se familiariza la relación entre el hombre y la mujer. Es cuando el hombre pierde su rol de hombre y se convierte en un niño, en los brazos de ella, que lejos de ser una mujer, ahora se ha convertido en su madre. El psicoanálisis es efectivo porqu detecta la inmadurez en la que caen las parejas y la resuelve, madurando los aspectos infantiles de los integrantes de la pareja. Un profundo trabajo sobre el niño para convertirlo en hombre y sobre la madre para transformarla en mujer, garantiza el nacimento del deseo y del amor. Por lo tanto, desde el punto de vista del psicoanálisis, la infidelidad no existe, pues la pareja a lo que es fiel es a la relación materno filial que tienen y lo que hay que investigar es si alguna vez fueron fieles como hombre y como mujer.