lunes, 29 de noviembre de 2010

PSICOANALISIS. UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS DE PAREJA

Familia, amor, deseo y comunicación, son los grupos en los cuales englobamos absolutamente todos los problemas de pareja que originan las crisis y la separación. Una pareja, nunca son dos, sino varios y dentro de esa variedad es donde se incluye los padres, los hermanos y los cuñados. La familia, tiene tendencia a meterse en las relaciones de pareja no tanto por la familia, sino por el permiso que la propia pareja da de manera consciente o inconsciente a la famila. Las mujeres y los hombres, suelen utilizar a los padres de consejeros de pareja y desde ese lugar, la objetividad se pierde, porque cada padre mira por su hijo aunque esté equivocado. De ahí que si la familia se mete es porque se le da permiso para ello. El amor y su pérdida es otra de las grandes causas por las cuales una pareja fracasa. Nadie nos enseña a amar y lo que aprendemos, lo aprendemos de los padres, de ahí la importancia de analizar las relaciones familiares individuales cuando surje una crisis por la falta de amor. La pareja cuando no establece un vínculo amoroso nuevo, suele repetir los modelos aprendidos de la familia. Pero lo que sirve a unos, no sirve a otros y cuando el amor fracasa, la pareja también fracasa. El deseo y su relación con las manifestaciones infantiles de la sexualidad es una de las causas que más desórdenes produce en las relaciones de pareja, ya que la sexualidad en la pareja suele tener connotaciones inmaduras que guardan relación con aspectos insconscientes de la personalidad y que deben ser tratadas con el método psicoanalítico para resolver el conflicto actual. Los trastornos sexuales dentro de la pareja no dejan de ser más que los mismos trastornos que hubieron de generar conflictos en la época de la pubertad y de la adolescencia. Los problemas de comunicación guardan relación con conductas familiares, también aprendidas y que se reproducen de manera inconsciente a la perfección. El silencio no deja de ser más que una manifestación del sometimiento y el sometimiento es una proyección del masoquismo, una variante de la sexualidad perversa. De ahí que callarse y someterse sean dos varias de la sexualidad. Gracias a Dios, el psicoanálisis analiza y descubre que lo que le ocurre a las parejas en sus crisis no son mas que crisis de inmadurez, con las relaciones familiares, con el amor familiar, con el deseo infantil y con inmadurez a la hora de hablar. Todos estos y muchos mas problemas que aparecen en las pareja, tienen solución. Y cambiar de pareja, no sirve si el problema no se ha resuelto, porque se volverá a repetir con la próxima pareja.

domingo, 14 de noviembre de 2010

lunes, 1 de noviembre de 2010

EL MALTRATO EN LA PAREJA

El maltrato en la pareja tiene una lógica desde el punto de vista inconsciente. Las parejas se forman en base a complejos procesos de identificación que guardan relación con las experiencias afectivas vividas durante el periodo infantil y adolescentes. Hasta ahora, en todas las parejas que existe algún tipo de maltrato, ya sea físico o psíquico, se ha podido encontrar a nivel inconsciente, una base afectiva familiar deteriorada. Tanto en el caso del hombre como en la mujer, el perfil de maltratador o maltratado guarda relación con la relación vivida con la figura del padre y de la madre. El niño es una esponja que absorbe todo lo que ve durante sus primeros años infantiles. Tanto es así que todo lo que ve y aprende, luego lo repite. Lo interesante de todo esto, es ver que en una pareja que existe maltrato, siempre podemos encontrar una base patológica mental que tiene que ser tratada por especialistas adecuados. Niños con madres agresivas, adolescentes con padres dictadores, son un claro ejemplo de procesos de identificación, donde luego de adulto, de manera inconsciente se vuelve a buscar y a repetir los modelos de identificación familiar. El odio del niño hacia la madre puede desplazarse a odiar a las mujeres y de ahí, el perfil del maltratador. La existencia de un padre maltratador como modelo masculino, hace que una mujer inconscientemente encuentre en su vida dicho modelo en otros hombres. De ahí que una pareja que se maltrata, aunque se separen, volverán a caer en los mismos tópicos identificativos. Por esta razón, el psicoanálisis viene a plantear que el problema actual de los maltratos en la pareja, debe ser tratado desde el punto de vista de la patología mental, pues son perfiles infantiles que se repiten en la edad adulta pero con consecuencias desastrosas. De ahí, la necesidad de una intervención terapeutica para evitar el deterioro físico y psíquico de la relación de pareja.