martes, 1 de marzo de 2011

HOMBRES DEPENDIENTES DE SU PAREJA

Muchos de los enigmas dentro del mundo de la pareja es aquel por el cual el hombre se vuelve celoso y extremadamente dependiente de la mujer. Sigmund Freud, comenta que ello es debido a la fascinación y a la sobrestimación de la mujer amada o deseada. Esta idealización hace que el hombre quede en una posición inferior, de manera que acaba sintiendo a la mujer superior a él y de ahí, el origen de los celos y del sentimiento de inferioridad.


Este tipo de hombres, tienden a compararse contínuamente con la mujer. Es fácil descubrir la existencia en estos hombres de una " envidia femenina" llegando a pensar que la mujer goza de mas privilegios que el hombre y de ahí, el origen de su envidia. ¿ Por qué un hombre puede llegar a envidiar a una mujer? ¿ Por qué estos hombre rivalizan con la mujer y tratan de ser como ella?. El origen de este sentimiento de inferioridad masculina tiene su origen en la antigua relación del niño con la madre. Este tipo de hombres han tenido, por lo general, madres fuertes, seguras, capaces de todo y fuertemente castrantes, de manera que la opinión del niño, frente a la madre, carecía de poco valor. Estos " hombres castrados " se sienten de menos y acaban valorando y colocando a la figura de la madre en una posición superior. Luego de adultos, con su pareja, acaban haciendo lo mismo. Confunden a la mujer real con la mujer imaginada y mantienen con la mujer la misma relación que mantuvieron con su madre: excesiva dependencia, sobrestimación y fascinación, pero pagando un precio: quedan anulados como hombres y frente a la mujer son hombres hechos a medias, celosos y envidiosos de la figura femenina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada