domingo, 9 de enero de 2011

HOMBRES DE MORAL SEXUAL REPRESIVA

Determinadas parejas acuden a consulta refiriendo ser la mujer la que rechaza el sexo y el contacto sexual. La figura masculina suele sentir frustración, ansiedad y malestar frente a los contínuos rechazos por parte de la mujer. El psicoanálisis viene a estudiar la moral de estas parejas y obtiene datos muy interesantes. Este tipo de parejas, tanto él como ella, tiene una moral sexual cultural represiva que les hace rechazar todo aquello que desean pero que les perturba justo por ser del orden del goce y del placer. Este tipo de hombres y mujeres se educaron bajo una moral donde la genitalidad era para uso exclusivo de la reproducción. Concebir el cuerpo como goce, es algo que provoca malestar significativo a las parejas, en las cuales, el hombre goza mas de lo que no tiene que de lo que tiene y la mujer goca más postergando que satisfaciendo de manera inmediata. Este tipo de mujeres aman a su pareja y son capaces de sofocar su pasión interna disfrazándola de amor. El hombre, frente a la posibilidad de verla gozar a ella, se asusta y ejerce una labor represiva sobre el deseo de ella, para que así sucumba el deseo y busque otras salidas bien en la realidad ( prostitución ) o en el onanismo ( masturbación ) mediante fantasías. Por lo tanto, si sumamos la moral represiva en la mujer, donde ella misma es capaz de sentir temor frente a su capacidad orgásmica junto a la moral represiva del hombre, donde su capacidad de goce no alcanzará nunca el goce del que ella si puede llegar a obtener, tenemos la típica pareja donde ella nunca quiere y él siempre quiere. En el fondo, todo es un disfraz porque ella, en la intimidad y amándolo a él es capaz de decir no a su moral para no perturbar el deseo de él y él frente al goce de ella, se queda perturbado y prefiere pensarla a ella como negadora del deseo antes que aceptar que goza más con ella en la fantasía ( siempre de goce limitado ) que en la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario