domingo, 3 de mayo de 2015

INFIDELIDAD POR AMOR

Dentro de la variedad de infidelidades, tenemos una que es la infidelidad por amor. Este tipo de infidelidad, es una construcción, es decir, es un pacto entre la pareja, de manera que su realización se lleva a cabo por motivos inconscientes. Son pareja que tras conocerse, viven una intensa etapa afectiva que puede ser desde meses hasta años y que en un momento dado, uno de los dos es infiel al otro y se lo hace saber, concretando por lo tanto “una sospecha” que desde tiempo atrás se venía manteniendo dentro de la pareja. Es el “lo sabia que había alguien”. Esto suele tener varias consecuencias. Una de ellas es producir una crisis en la pareja que hace reactivarse el deseo, siendo así que tras una pérdida del deseo, la infidelidad despierta los celos y el deseo dentro de la pareja. Aquí la infidelidad es una construcción y esto quiere decir que la pareja para “salvar” la relación pactan de manera inconsciente una infidelidad. Uno de los dos, empuja, manda al otro ser infiel. Dicho empuje de manera inconsciente se produce de una manera progresiva, donde va desapareciendo el deseo, el actos, el entretenimiento, tal que la pareja entra en una especie de hastío y aburrimiento que les lleva a la búsqueda de “un incentivo” que despierte y avive de nuevo el deseo y el amor en la pareja. Este tipo de infidelidad es por amor. “Por que te quiero, porque quiero nuestra relación, te soy infiel”. Esto hace que el “tercero” que aparece en la escena, funcione de “comodín” en la partida que se está jugando. Este tipo de infidelidad no suele ser grave y no desestructura habitualmente a la pareja, sino al contrario, le hace sentir de nuevo la pasión y el amor.

Dentro de este tipo de infidelidad de amor, existe una variante, donde la infidelidad acontece motivada para calmar cierto tipo de culpa inconsciente. Por ejemplo, una mujer que se quiere separar de su marido tras conocer a un hombre nuevo. Tras llevar a cabo la separación, el nuevo hombre la es infiel y ella calma una culpa existente en la antigua relación. Aquí la infidelidad del hombre, es por amor a ella. La interpretación es: “buscas calmar la culpa que te da separarte y para calmarla, te soy infiel.” Tras un periodo de crisis, la mujer bien puede separarse o continuar con su nueva pareja pero aquí lo que primaba era calmar la culpa, por lo tanto, esa pareja se construyó con el afán de calmar una culpa o castigo. Fue una pareja temporal, que vivió algo intenso y su fín o continuidad dependerá de los valores morales admitidos por ambos. Y de esa tolerancia se producirá la separación o la continuidad. (Continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario